Bichitos y mohos en los libros

Bichitos y mohos en los libros

Bichitos y mohos en los libros

 

Hongos, mohos y bacterias

 Cuando materiales como el papel están en ambientes con humedad sobre 65%,son dañados fácilmente por hongos. Las esporas de los hongos están siempre presentes y sólo requieren de un ambiente adecuado para desarrollarse, los más frecuentes son los hongos Aspergillus y Penicillium.

A simple vista, el daño provocado por hongos se aprecia en la forma de pequeñas manchas de color gris, negro o café (marrón). Para poder diferenciarlos se requiere un microscopio.

Hongos y las bacterias atacan con más facilidad a los documentos y los libros antiguos, porque estos contienen pegamento de origen animal. Los más delicados son los papeles anteriores al siglo XIX.

Una vez consumido el pegamento, los microorganismos continúan con la celulosa, principal componente del papel. El resultado es un papel quebradizo.

Existen algunos tipos de hongos y bacterias que dejan manchas amarillas o rojas, no hay que confundir estas manchas rojizas con las manchas producidas por el oxido.

Lo mejor para la eliminación de los hongos es la exposición al sol.

Insectos

 Los más comunes son las lepismas, termitas, cucarachas, escarabajos, piojos y carcomas.

También tenemos el pececillo de plata que prefiere los lugares húmedos y con poca luz.

Combatirlos

Hay muchas recetas y sugerencias de cómo fabricar líquidos y soluciones para desinfectar documentos en forma doméstica. yo más bien recomiendo que esto se deje en manos de expertos. En cualquier caso si recomiendo:

Creando el ambiente adecuado de luz y temperatura.
De manera natural con la congelación en bolsa cerrada, 3 días
Si quieres aprender a encuadernan, visita nuestra Escuela Media Piel

Cuida tus documentos de los bichitos y mohos en los libros

Hongos y bacterias

Pececillo plata

El Formato de los libros

El Formato de los libros

Hoy en día todos estamos ya acostumbrados a nominar los formatos de los libros con las normas DIN, decimos A3, A4 … para indicar el tamaño del papel ó del libro, bien hay que saber que esto no ha sido siempre así.
El papel de tinta como se denominaba, tenía un tamaño que variaba según la época y el país, este papel se fabricaba a mano y en España su tamaño era de 32 cm por 44 cm.
El papel de tinta se doblaba al centro para formar cuadernillos y según el número  de dobleces tomaba su nombre, así dobladas dos veces era un cuarto, tres veces era un octavo, que correspondía a un cuadernillo de 16 páginas. y así sucesivamente.

Los tamaños se definían según el tamaño del cuadernillo

 Mas de 40 cm    : Gran folio
 De 35 a 40 cm   : Folio mayor
 De 34 cm        : Folio
 De 30 a 33 cm   : Folio menor
 De 27 a 30 cm   : Cuarto mayor
 De 26 cm        : Cuarto
 De 23 a 25 cm   : Cuarto menor
 De 19 a 22 cm   : Octavo mayor
 De 18 cm        : Octavo
 De 14 a 17 cm   : Octavo menor
 De 12 cm        : Dieciseisavo
 De 8 cm         : Treintaidosavo

El bibliófilo deberá familiarizarse con términos como octavo mayor o cuarto menor, sobre en librerías antiguas.

El formato del libro tenía mucho que ver con el tema, los libros de consulta se imprimían en gran formato (Historia, Teología, Derecho, etc.), mientras que las obras literarias se imprimían en un formato más manejable. El libro de bolsillo (en octavo) esta medida se remonta a 1501 y es una innovación de Aldo Manuzio para su Ovidio.

Hubo que esperar hasta 1797, en Francia Nicolas-Louis Robert, en colaboración con Saint-Léger Didot, inventan una máquina de fabricación de papel continuo, lo que permite obtener una gran diversidad de tamaños que es lo que hace que la clasificación anterior, basada en el papel de tinta, se quede obsoleta.

Los tamaños estándares ISO/DIN A, B y C

La serie papel DIN nació en Alemania en 1922 y significa Deutsches Institut für Normung (Instituto Alemán de Normalización). Años más tarde, esta estandarización pasó a estar tutelada por la International Organization for Standardization y cambió su prefijo a ISO.

Referirse a DIN o ISO es indistinto.

Las características de los tamaños de papel ISO están recogidas en la norma número 216 (DIN 476), que fija tres series: A, B y C. Y las tres se rigen por sistema métrico decimal.

Trataremos la serie A que es la más utilizada.

Todos los tamaños mantienen un principio de proporción que se expresa así: a × b = √2 × b2.

Cada formato tiene aproximadamente la mitad de superficie del inmediato superior, con el siguiente criterio: su lado mayor es igual al lado menor del formato superior, y su lado menor es igual a la mitad del lado mayor del formato superior.

En la serie A, su base formato A0, tiene 1 m² de superficie

 4A0   :     1682 x 2378 mm
 2A0   :     1189 x 1682 mm
 A0    :     841 x 1189 mm
 A1    :     594 x 841 mm
 A2    :     420 x 594 mm
 A3    :     297 x 420 mm
 A4    :     210 x 297 mm
 A5    :     148 x 210 mm
 A6    :     105 x 148 mm
 A7    :     74 x 105 mm
 A8    :     52 x 74 mm
 A9    :     37 x 52 mm
 A10   :     26 x 37 mm

Si observáis veréis que las medidas no son exactas, se debe al redondeo.
Bueno esperamos que os sirva para concer un poquito más sobre los formatos de los libros.

El mosaico en los libros

El mosaico en los libros

El mosaico en la encuadernación es una técnica difícil de dominar, que se utiliza tambien para realizar encuadernaciones de arte.
Se trata de un estilo creado en la época artística perteneciente al Rococó.
A finales del reinado de Fernando VII renace con más fuerza  este estilo decorativo.
Consta de una combinación de pieles de distintos colores rebajadas hasta la misma flor, piel dividida.
Normalmente piel de cabra en colores vivos que destaquen sobre la base.

El diseño es un aspecto fudamental para la ejecución de un buen mosaico.el mosaico

En la muestra un diseño del maestro Ramon Gomez.
Además hay que dominar el repujado, gofrado y dorado, técnicas que rematan adecuadamente el trabajo.

En conclusión, debemos considerar el mosaico como parte de la decoración en la terminación de nuestra obra.

La caja mágica – Nuevo taller

La caja mágica – Nuevo taller

La caja magica,

Os presentamos un nuevo taller, utilizando una combinación de técnicas de creación de cajas, encuadernación y cartonaje (estilo francés de pegado y corte), construya una caja única.

Con una tapa que se abre misteriosamente en direcciones opuestas, revelando compartimientos ocultos.

Esta estructura se conoce a veces como una caja de escalera de Jacob.

Lo podeis ver en mas detalle en nuestros cursos.

Pan de oro – dorado de libros

Pan de oro – dorado de libros

Dorado de libros

La rotulación de títulos o de hierros empleando pan de oro se realiza bien sobre huella marcada previamente o directamente sobre la piel, sin huella, pero con marcas que permiten el exacto posicionamiento, efectuadas con la plegadera o mediante la colocación de papeles, cartulinas o cintas adhesivas que una vez retiradas no causen daños.

Operaciones en la aplicación del pan de oro:

Preparar un diseño exacto del trabajo a realizar.

Marcar en seco sobre la piel los hierros, dejando huella o bien con marcas de referencia.

Sobre la huella se aplicará una capa de mordiente. Tradicionalmente se ha empleado la clara de huevo al no dejar mancha. Una vez seca la primera mano se aplicara una segunda mano y si es preciso una tercera algo más líquida.

Sobre el área adyacente se aplica por medio de una muñequilla una capa de aceite de almendras.

Se cortará un trozo de pan de oro sobre el pomazón, de un área suficiente para cubrir toda la huella.

Por medio de la polonesa, pajuela, voluta de algodón o simplemente con un dedo se traslada el trozo de oro y se posiciona sobre la zona a dorar, quedando pegado sin fijarse debido a la acción del aceite de almendras.

Con una muñequilla de algodón limpia se presiona mediante leves toques sobre el pan de oro al objeto de que ciña sobre la piel, resaltando asi la huella.

Si el dorado es complejo, superponer una segunda capa de pan de oro, que se presionara con la ayuda de la muñequilla de algodón.

Calentado el hierro o componedor a temperatura adecuada que habremos probado previamente, se entrará perpendicularmente en la huella, presionando con decisión a fin de que el oro quede fijado.

Con un paño limpio, se procederá a retirar el oro sobrante, quedando el motivo estampado, perfilado, nítido y fijado.

Si fuera necesario cubrir alguna falta, repetiremos el proceso, desde la aplicación del mordiente.